Primer contacto con el mundo académico de las matemáticas: el paso del instituto al grado.

Son muchos los caminos que nos llevan al  grado de matemáticas; es más, no todas las personas eligen tomar el camino de las matemáticas en el mismo momento de su vida (aunque eso se aplica a cualquier rama).  Pero los estudiantes de matemáticas, al tomar esa decisión, no saben exactamente lo que se van a encontrar.

facultad de matemáticas

Foto Realizada por Elmis García Zare

Una posibilidad para decidir entrar en el mundo de las matemáticas es provenir de las olimpiadas matemáticas; allí, los futuros estudiantes de matemáticas aprenden a resolver problemas y disfrutan del proceso de resolución. Estos olímpicos se van a encontrar con ese tipo de proceso durante el grado aunque los problemas a resolver no serán de la misma índole. La parte positiva de haber participado en las olimpiadas viene dada por la constancia en la resolución de problemas, sin embargo, no serán los mejores estudiantes de matemáticas necesariamente (aunque sí que serán de los que estarán mejor preparados para el paso del instituto al grado).

Por otro lado, y en sentido opuesto a los olímpicos, nos encontramos con aquellos estudiantes que provienen de institutos donde se los prepara para la selectividad. Este colectivo de estudiantes de matemáticas han recibido clases de 2º de bachillerato encaminadas a sacar una buena nota en un examen y no a introducir en las matemáticas que podrían necesitar en cualquier ingeniería (y, por supuesto, en el grado de matemáticas). Para ellos, el paso del instituto al grado va a ser más duro, porque las matemáticas que habrán visto en el instituto estarán más centradas en aportar recetas de resolución de problemas mientras que en el grado  les van a construir una teoría matemática en la cual las recetas no existen, sino que los conocimientos vienen ligados a la aplicación de los mismos. Aunque sea un golpe duro, los grados de matemáticas empiezan desde el nivel más básico.

Vistos los dos extremos posibles de perfiles que se podrían dirigir a estudiar el grado de matemáticas, otro factor a tener en cuenta es la abstracción. En mi caso particular fui un estudiante que no disfrutaba en las clases de filosofía en bachillerato; pero más tarde, me di cuenta de lo interesante que era ponerse en el punto de vista de otros pensadores e intentar ver como llegaban a sus razonamientos. Una vez entré a matemáticas me di cuenta de que existía un paralelismo entre la temida filosofía y las teorías matemáticas; entrabas a un mundo en el cual tenías que comprender las leyes (axiomas, lemas, teoremas) que lo regían y mediante los cuales obtener nuevos resultados o aplicaciones prácticas a ejercicios y problemas.

En conclusión, el problema más duro en el que se van a afrontar los nuevos estudiantes va a ser la abstracción y el rigor matemático. Muchos estudiantes entran al grado sin conocer exactamente el concepto de Demostración, siendo este un concepto necesario en todas las asignaturas del grado de matemáticas; es por eso que los cursos de Matemática Básica son tan importantes para no perder el hilo en las otras asignaturas. En la Facultat de Matemàtiques de la Universitat de València existía lo que se llamaba “el síndrome de noviembre” en el cual abandonaba mucha gente el grado de matemáticas ya que las clases se hacían muy duras si no habían sido capaces de entender lo básico de esta ciencia; aunque, una vez se entendían estos conceptos básicos, el primer año se convertía en un curso donde se daba rigor a las cosas aprendidas durante el bachillerato, siendo así una buena forma de entrar en este mundo.

Los estudiantes de primer año no solo se encuentran con un nuevo mundo matemático, sino con un nuevo mundo universitario, uno en el que encuentran amigos que les seguirán toda su vida (aunque estén lejos) y en el que vivirán grandes experiencias tanto dentro como fuera de las clases.

Al fin y al cabo, todo el mundo debería de encontrar el tema que les rete aunque algunas veces les frustre; un tema en el que puede que no tengan talento natural, pero en el cual se sientan realizados después de un duro trabajo; un tema que les haga crecer como personas y como estudiantes.

Post realizado por  Juan Miguel Ribera Puchades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s