Salir de la zona de confort y la confianza en uno mismo: primer paso para demostrar.

Cuando estudiamos Matemáticas tanto durante secundaria como el bachillerato, muchas veces nos acostumbramos a que nos den metodologías para resolver los problemas que se nos proponen. Inicialmente esta estrategia nos resulta provechosa, puesto qué si consigues entender con facilidad y adecuadamente en qué consisten, seguramente acabes estando entre los alumnos destacados de tu clase en muchas de las asignaturas de ciencias.

Foto realizada por Thais Ávila Valverde

Foto realizada por Thais Ávila Valverde

¿Qué pasa cuando llegamos a la carrera de matemáticas y nos damos cuenta de que la base de las matemáticas es demostrar resultados además de resolver problemas? Al principio sentimos desconfianza, pues es habitual que hasta el momento no estemos familiarizados con esta metodología de trabajo, sino que nos creíamos los resultados sin más, y resolvíamos los problemas a base de fórmulas propuestas por otras personas.

Posteriormente, cuando el profesor empieza con los primeros resultados y los demuestra, entramos en una nueva fase, primero pensamos –‘Bueno, menos mal que yo sólo he de comprender la demostración o aprendérmela de memoria… ¡Gracias a Dios!’–. Creemos que es imposible que nosotros alcancemos el nivel necesario para poder demostrar cosas, que únicamente el mero hecho de entenderlo o quizá aprendérselo de memoria (aunque sin entender lo que hacemos) supone ya un reto considerable.  Finalmente parece que lo tenemos todo controlado, aunque nos resulta difícil creemos que lo podemos conseguir, hasta que inesperadamente el profesor dice las palabras mágicas –‘Os voy a proponer como cuestión…’–. Entonces de nuevo se hace el silencio, vemos caras de sorpresa y se propaga el miedo escénico. ¿Una cuestión? ¿Eso significa que tenemos que demostrar algo por nosotros mismos? Y por mucho que nos duela, la respuesta es un sí rotundo. Ahora sí que no hay vuelta de hoja, parece ser que vamos a tener que ser nosotros los que creemos fórmulas, y tengamos esas ideas felices que aparecen en los teoremas.

De repente empezamos a escuchar una voz que nos habla en nuestro interior y nos dice cosas cómo:

‘Este tío que se ha creído que somos superdotados, y que vamos a tener como él esas ideas felices’

‘A mí si no me dicen lo que he de hacer, no soy capaz de dar ningún paso’

‘¿Demostración? ¿Cuestión? Eso para el genio de Ángel, ¿pero yo?, si no sé ni siquiera por dónde empezar’

Así como muchas afirmaciones parecidas, que menosprecian nuestras capacidades. ¿Por qué sucede esto? Por dos razones principalmente:

  1. La primera razón suele ser el miedo a lo desconocido. Hasta el momento, cómo bien he dicho antes, eran terceras personas quiénes creaban y demostraban los teoremas, y hasta el momento nosotros no nos habíamos enfrentado al reto que supone crear por nosotros mismos nuestras propias herramientas para resolver los problemas.

Existe un término en coaching denominado ‘Zona de Confort’ que viene a definirnos esta idea. Bien, ¿Qué quiere decir esto?,   tan sólo hemos de indagar por internet para obtener una primera respuesta.

La Zona de Confort es aquella en la que nos encontramos seguros, en la que tenemos el control, nada se nos escapa de las   manos y que conocemos de principio a fin. Es una zona que hemos ido conquistando, en la que lo tenemos todo aprendido y que a su vez también nos ha conquistado a nosotros.

Es fácil de entender, ¿no?, hasta ahora sabíamos que éramos muy buenos resolviendo problemas y por eso nos sentíamos seguros. Pero, eso de demostrar es algo nuevo  que no sabemos si vamos a ser capaces de realizar. Aquí es dónde se origina la segunda razón.

  1. La confianza en nosotros mismos. En nuestra sociedad a las personas con confianza en uno mismo se les ve como brabucones, personas agresivas, para las cuáles sus ideas son las únicas válidas, o locos que lo arriesgan todo, llegando a veces incluso a  perder su vida en el intento. También porqué de alguna manera el juego Ganador-Perdedor está muy arraigado, ¿Que quiero decir con todo esto?, básicamente nos enseñan que  tan sólo unas pocas personas son capaces de  lograr grandes hazañas en la vida, en vez de enseñarnos que quizá los objetivos de  cada uno son diferentes, y que no todos necesitamos llegar a hacer cosas que cambien el mundo para estar satisfechos con nosotros mismos.

Una vez tengamos clara la necesidad de este cambio de creencia, hemos de vernos como personas capaces de poner en duda nuestras limitaciones, creer más en nosotros y en nuestras capacidades. Esto no quiere decir que el camino hasta llegar a conseguir nuestro objetivo sea un camino fácil. Habrá gente que quizá por haber participado en las olimpiadas de matemáticas o quizá porqué ya se había encontrado con ese reto anteriormente, tenga más fluidez, pero esto únicamente significa que han conseguido dar el primer paso hacia lo desconocido, y que tienen fe en que son capaces de hacer demostraciones por sí mismos.

 Así que estos son los mensajes que debemos de enviarnos a nosotros mismos:

‘Ten fe, nadie nace enseñado, si te equivocas no pasa nada, aprenderás dónde estaba el error  para no volverlo a cometerlo’

‘Siento la intuición de que esto tiene que ser así, voy a creérmelo inicialmente y compararlo con mi compañero a ver qué opina’

‘A ver qué conceptos hemos trabajado, ¿Qué es lo que tengo?, ¿A dónde quiero llegar?, muy bien, ya lo tengo, de acuerdo ahora sólo he de ir construyendo lo del medio’

Si no enfrentamos los problemas como retos superables, si no nos animamos a salir de nuestra zona de confort o no trabajamos nuestra intuición para creer en nosotros mismos, nunca daremos el primer paso para crear demostraciones y resolver cuestiones, y nosotros queremos ser matemáticos, así que ¿A qué estás esperando para dar ese primero paso?

Como material complementario os adjunto este vídeo en el que se nos explica qué es la Zona de Confort, el vídeo está enfocado a su aplicación en todo tipo de situaciones cotidianas, y no específicamente para las demostraciones en matemáticas, pero resulta interesante y aclaratorio para todo lo que he querido trasmitiros en este post.

Post realizado por Thais  Ávila Valverde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s